lunes, 27 de noviembre de 2017

Strawberry fields.

A día de hoy, me he prohibido canciones, bebidas y de hecho, he tachado los lugares en la que se nos está prohibida la entrada. Y es que el día que te fuiste volvieron a lloran a los aeropuertos. Entonces lo entendí, y todos los clichés volvieron a cobrar sentido.  Ya está, las cosas siguen y ojala te rompas como tu me rompiste a mi, porque harás de todo con tal de no querer sentir ese dolor agudo. Y con de todo me refiero a TODO: planearás viajes, te escaparás, conocerás a gente de nueva, cometerás locuras y errores, obtendrás nuevas metas y te plantarás nuevos objetivos. Deseo que te rompas porque vuelves a vivir de nuevo. Vuelves a ver la vida desde otra lupa, que quién sabe, pero es mucho mejor que estar sumida en la mierda. Así que rompete, porque volverás a sentirte vivo, porque te reinventarás de tus propias cenizas y volverás a planear, da igual si es linea recta o el camino tiene baches. Quién sabe un día mirarás el café como yo lo he mirado esta mañana y pensarás que si todos los caminos llevan a Roma, como se salía de allí. Y yo te responderé a eso:
En paracaídas. 

Porque quien te quiere se queda, y quien sabe que gasta, no desgasta. Es así, por eso yo que jugué con fuego, me quemé en la hoguera. 
¿Ves? Ahora todo cobra sentido. 

martes, 7 de noviembre de 2017

Consejos para pinchar un airbag.

Probablemente encontrarás a esa persona a los 20, todo lo que no pasa antes de los 25 no te resultará tan atractivo como lo que se te presenta a los veintitantos. A partir de los 30 será monótono .
Así que si encuentras a esa persona, llamalo X o malnacid@ o amor de tu vida. Puede que simplemente pongas un nombre. Esa persona que marque un antes o un después.
Hazme caso,
Sal huyendo.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Versos sueltos

Te he buscado durante muchas noches,
y te he soñado otras tantas, 
Y sigo creyendo, 
que el mayor acto de afecto que he cometido
Ha sido 
dejarte marchar
Ver como elevabas el vuelo. 

Ahora mirame a la cara y dime qué no me importaste. 
Dime que todo fue una gran mentira. 
Carga el arma. 

miércoles, 25 de octubre de 2017

Sincericidio.

He decidido escribirte algo que no vas a leer. Suena estúpido pero luego pensándolo en frío tiene toda su lógica.No pretendo que vuelvas, ni que hagamos de esto una peli. Se escribe para quien no te lee, porque así no le das el poder de conocer tu alma por dentro. Se escribe para que no se lea, porque cuando las cosas se acaban es un intento de rematar y poner el punto final. Vuelvo a repetirte, todo esto tiene su lógica. Sí se piensa en frío. 
 Ahora que en las trincheras hay una espesa niebla y también crecen las flores en conmemoración a quién haya salido herido de esta guerra, quiero decirte algo( tal vez ya nada te importe, pero a mi sí). 

A veces las cosas se acaban, no porque queramos porque, a veces, y tan solo a veces, no podemos ser capitanes de las circunstancias. Las cosas se acaban y ya está. Todo tiene fecha de caducidad. Y después buscamos el fallo, buscamos a quién o a qué echarle la culpa ignorando que, cuando dos personas se enzarzan en una guerra, ambas empujan armas, y ambas tienen su parte de razón. No pretendía culparte, ni tampoco herirte. En ese momento odiaba todo, lo odiaba como aquel que todo lo que ha querido le ha naufragado, pero también entendí que no se puede estar a medias, y no se puede tirar de algo que no da más de sí, o tal vez sí, pero no se puede someter a la otra persona. No hay mayor castigo en esta vida que intentar dar algo que no tienes. De ahí la razón de la única cosa que te pedí hasta la fecha. Porque vivir a volantazos no es bueno para nadie, y yo ya no sabía a estas alturas quién mentía a quién, si yo por pedirte que te fueras, o tú porque nunca puedes darme nada. Fallos de cálculo. 

No me arrepiento de nada, y me acuerdo de todo. Desde la primera vez que me cogiste las manos hasta el último beso. Todo. Absolutamente. Como una película grabada a carrete que se reproduce cuando quiere y te pilla por sorpresa. Eme me has dejado el cuerpo fuera y la cabeza entera, y no pienso destruirte cuando salga el sol. O tal vez sí. Aunque esta deuda este siempre ahí, recordándonos qué paso y por qué, condenando nuestro pasado o nuestro futuro, no se salda con odio ni mucho menos. 
Por si te lo preguntas, me hubiese quedado a batallar contigo si me lo hubieses pedido. Podía cargar este texto de ojalas. "Ojalá darle la vuelta al reloj" o "Ojalá otras circunstancias". Pero las cosas pasaron como tenían que pasar, y nos pudo el miedo. 
Ojalá dejemos un día de pasar de un extremo a otro. 
Ojalá el miedo te desaparezca. 
Por eso he decidido escribirte una carta a mano, con todas esas que estaría dispuesta a decirte o las que nunca podría decirte. Y guardarla. 

miércoles, 18 de octubre de 2017

A chavela.

Que el maquillaje tape todo lo que no tenga que ver con tu sonrisa. Por ejemplo, esas ojeras de no haber dormido.
Que el equipaje sea necesario, ligero e intenso.
Que el tiempo pase y cure.
Que el diccionario corrija todas las mentiras a medias.
Que el quiero deje de estar en guerra con el puedo.
 Que hagan alianza de una puta vez
Que las persianas hablen y cuenten todos los secretos de cama al llegar el día.
Que no haya que esperas, y por lo tanto, el tiempo sea cuestión de gravedad.
Que maten a los que se mueren de miedo y no arriesgan.
Que el fin del mundo te pille follando.
Que el escenario cambie los focos, y te ilumine.
Que el corazón deje de estar de moda.
Que los otoños dejen de matarte lentamente porque un invierno infernal viene de cara.
Que las verdades se desnuden, y que las mentiras sean castigadas.
Que se rompan los espejos, y que dejes de mirarme.
Que el desamparo te ampare.
Que no cenes, debora.
Que ser valiente no merece la pena, ni tampoco ser cobarde.
Que te compre quien te entienda.
Que te vendan el amor sin espinas.
Que el bar de la esquina deje de servirte copas a partir de las cinco de la mañana.

Ah si, que solo hay una noche de bodas, y que todas las lunas, sean lunas llenas.

lunes, 21 de agosto de 2017

Love yourself

Llegará el día en el que nada te pese. Como lo oyes, te levantarás por la mañana y te dará igual qué día marque el calendario, porque es tu día. Llegará el día en el que una persona te complemente, verá tu libertad y la amará de la misma manera que tu la amas. Besará tus heridas, curará tus cicatrices, y amará todas tus imperfecciones. Será imparable entonce. Porque quién no se ha sentido poderoso teniendo a alguien que le admire y que le quiera. Te lo aseguro, ese día llegará.
Y esa persona que te complemente, que sume contigo, que te levanta en tus caídas y celebre tus alegrías, seque tus lágrimas cuando todo se desmorone,que grite contigo a pecho roto mientras siga luchando,que te impulse a seguir creciendo, serás tú. Porque no hay nada más poderoso que el amor propio.

domingo, 30 de julio de 2017

que la vida me perdone.

Que la vida me perdone
los momentos
en los que no quería
ni respirar
cuando el viento embravecía.

Que la vida me perdone
las veces que perdí
sin saber
lo que perdía.

Que la vida me perdone
los besos
que no he dado
los abrazos;
que he derrocado.

Que la vida me perdone
las historias,
que he finalizado
a navajazo limpio.
Pero sobre todo,
aquellas historias,
en las que no he querido
ni tomar lápiz ni papel.

Que la vida me perdone,
las heridas
que no he curado.

En sí que la vida
me perdone,
la tinta derramada
las lágrimas también;
la piel de gallina,
las historias;
los deseos a mediohacer.
las escapadas,
todo lo que perdí.

Que me perdone todo;
porque yo ya me he perdonado.